Justified

Justified

Thursday, June 28, 2012


¿QUÉ ES EL PERDÓN?

Definición Clásica de Perdón: Olvidar la falta que ha cometido otra persona contra ella o contra otros y no guardarle rencor ni castigarla por ella, o no tener en cuenta una deuda o una obligación que otra tiene con ella.
Perdonar significa en realidad dejar suelto, liberar.
• Perdonar no significa olvidar la ofensa sino dejar ir al que nos ofendió.
• Significa dejar de recriminar a la otra persona. El que perdona no exige venganza o castigo por lo sufrido.

Sabemos que Dios es el que perdona nuestros pecados
Salmo 103:3-4
"Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida; El que te corona de favores y misericordias."

1 Juan 1:9
“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Así como Dios nos perdona a nosotros su palabra nos ensena que tenemos que ser como El y perdonar a nuestros semejantes.
Efesios 4:32
“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Colosenses 3:13
“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

Al rehusar perdonar a otros te lleva a la amargura y tristeza. Lo que estas personas no entienden es que ellas mismas son las que sufren más. No son libres, sino esclavos del odios y la búsqueda de la venganza. No pueden estar en paz y su amargura afecta sus relaciones con otros y con Dios mismo. No importa si la otra persona merece el perdón. Es un mandato bíblico perdonar. Solo así uno puede vivir libre.

Colosenses 3:13
“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

DIOS NOS HACE UN LLAMADO AL PERDÓN

Efesios 4:32.
"Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo."

La Biblia nos manda a perdonar, ¿Por qué?, pues porque es lo que Dios ha hecho con nosotros toda la vida y es lo que Él quiere que nosotros hagamos con los demás.
Alguien puede decir: ¿Cómo voy a perdonar lo que me hicieron, si lo que me hicieron fue algo demasiado malo?, hasta la fecha no he conocido a un justo padecer tanto y aun así perdonar como lo hizo nuestro Señor Jesucristo.
Lo que a ti te hayan hecho jamás será comparable con lo que Jesús padeció, siendo el único JUSTO sobre la faz de la tierra, fue maltratado y murió por los injustos.
A veces nosotros sentimos que somos víctimas de algo injusto y quizá sea cierto, pero si alguien que realmente era Justo al cien por ciento, ese era Jesús, sin embargo fue tratado como el peor de los criminales, azotado, escupido, maltratado, crucificado, con una lanza traspasando su costado, pero aun en su lecho de muerte dijo: “Poco después, Jesús dijo: «¡Padre, perdona a toda esta gente! ¡Ellos no saben lo que hacen!» Mientras los soldados hacían un sorteo para ver quién de ellos se quedaría con la ropa de Jesús”. Lucas 23:34 (Traducción en lenguaje actual)
El perdón es un arma de doble acción, por un lado te libera de la amargura y por otra libera a la otra de culpa.
Imaginarme ese episodio de Jesús siendo castigado sin merecerlo y maltratado peor que un criminal, me da cierto coraje, pero al leer sus frases en esa cruz, no puedo más que pensar que aun y con todo lo injusto de su trato y su muerte, Él tenía un corazón perdonador.
Si había alguien con solvencia para enseñarnos a perdonar, ese era Jesús, y de hecho lo enseño en muchas ocasiones, porque para Él, el perdón era muy importante.
Quizá a ti te hayan hecho algo terrible, quizá estés pasando un mal momento porque una persona que amabas o querías y de las cual pensaste que nunca te iba a fallar, te fallo. Ahora quizá te sientes defraudado, por una parte con rabia contra esa persona y por otra parte con coraje por haber confiado en él o ella, pero aun en medio de todos los sentimientos encontrados que tengas, debes de entender que DIOS QUIERE QUE PERDONES.
Es increíble pensar en perdonar a aquel que tanto daño nos ha hecho, pero eso es lo que Dios nos manda a hacer. Parece muy difícil de asimilar para nuestra mente humana, que alguien que haya hecho eso que te hicieron merezca perdón, pero la verdad es: ¿Quiénes somos nosotros para no perdonar?, Si Jesús habiendo sufrido el peor escarnio de todos, aun en su estado y a pocos minutos de su muerte perdono a TODOS, ¿Por qué nosotros no lo podemos hacer?
Tú tienes la capacidad de perdonar, no me digas que no, no pienses que no, al contrario, tu eres hechura de Dios y por lo tanto tienes la capacidad de perdonar. Si Jesús supiera que nos es imposible perdonar, jamás nos hubiera mandado a perdonar. Pero como Él sabía que tú y yo teníamos la capacidad (aunque sea oculta) de perdona, entonces, por esa razón nos motivo a hacerlo y Él se puso como ejemplo vivo que si se podía.
Amados, pensemos en esto, reflexionemos en lo que Dios quiere para nosotros. Tú muy bien sabes que no perdonar te esta enfermando, tu muy bien sabes que ese rencor u odio anidado en tu corazón te está perjudicando, ¿Por qué te niegas a perdonar?, el resentimiento, el orgullo y todo lo contrario al fruto del Espíritu Santo en tu vida están poco a poco carcomiendo tu vida espiritual y sin darte cuenta o sin quererlo reconocer te están llevando al fracaso.
Es hora de liberarte de esos sentimientos negativos que en nada ayudan a tu crecimiento espiritual, es momento de reconocer que a pesar que nos cuesta perdonar, TENEMOS QUE HACERLO.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment